Blog

Año difícil para la cosecha de cultivos hace surgir la necesidad de un procesamiento de mejor calidad

El huracán Michael recientemente arrasó la costa del sudeste de Estados Unidos y, además de las imágenes habituales de personas desplazadas y propiedades dañadas, se conocieron historias sobre daños importantes en los cultivos; en particular, el cultivo de algodón sufrió daños graves en ciertas áreas.  En el Medio Oeste de Estados Unidos, donde se cultiva la mayor parte del maíz y la soya, las cosechas se caracterizan por ser muy húmedas; se publicaron videos como este que destacan las difíciles condiciones de humedad.  Y en Canadá, los productores tuvieron que luchar contra la nieve durante la cosecha de soya.

Los problemas recién comienzan para los productores una vez que extraen los cultivos del campo.  Los cultivos húmedos no se trasladan ni se almacenan bien y las condiciones de humedad promueven la proliferación del moho y las bacterias, los cuales pueden dejar toxinas cuando desaparecen.  Las toxinas y el rendimiento optimizado del crecimiento animal no van de la mano, dado que existe evidencia muy clara de una reducción lineal en el rendimiento del crecimiento y un mayor consumo de toxinas comunes.  Además, la alimentación a base de granos de cereales (como el maíz) y otras harinas de semillas oleaginosas (como las harinas de soya y semillas de algodón) con mayores cargas bacterianas, incrementa la probabilidad de que contengan patógenos que podrían causar enfermedades y reducir el rendimiento.

Este es, en parte, el motivo por el que los productores que venden sus granos dañados en una cantidad mayor que lo normal ven descuentos en el precio que el elevador local está dispuesto a pagar.  Otro motivo es simplemente que los granos y las semillas oleaginosas más húmedos requieren un mayor secado para almacenarse a largo plazo.

Aunque no existe una solución mágica para estas condiciones de la materia prima, la opción de procesarlas es una buena salida.  La extrusión seca de alta fricción, además de cumplir los objetivos de un proceso térmico, puede esterilizar y reducir las toxinas alrededor de un 50 %.  Además, se desactivará cualquier enzima que pudiera formar parte del proceso de degradación natural, como las lipasas que pueden ranciar el aceite.  Además de producir una deshidratación parcial, la extrusión seca de alta fricción estabiliza y mejora la soya y los granos dañados tanto como sea posible.  A menudo documentamos aquí que la cocción mediante extrusión seca de alta fricción, combinada con el prensado mecánico para extraer aceite (conocido como ExPress®), es un proceso centrado en la calidad (consulte aquí y aquí).  Esto se vuelve incluso más importante para los granos de cereal y las semillas oleaginosas que sufren daños a causa del clima.

Hable con nosotros para averiguar cómo ExPress® puede ayudarlo en los momentos buenos y malos.

Contáctenos
close slider
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
back_to_top